HERNIAS

Hernia Inguinal


La hernia inguinal es el tipo de hernia más común. Tres de cada cuatro hernias se dan en la zona de la ingle. Una hernia por lo general es un saco formado por el revestimiento de la cavidad abdominal (peritoneo). El saco sobresale a través de un agujero o área débil en la fascia, la capa fuerte de la pared abdominal que rodea el músculo.


La hernia inguinal puede ser congénita es decir desde el nacimiento. Sin embargo, también puede aparecer debilidad de la pared abdominal a lo largo de los años que derive en una hernia inguinal (hernia inguinal adquirida).


Un síntoma característico de la hernia inguinal es la hinchazón de la zona abdominal, casi siempre fácilmente reconocible y palpable. Otros síntomas comunes de la hernia inguinal son los dolores punzantes que a los hombres les pueden dar en los testículos y a las mujeres en los labios vaginales. Estos síntomas empeoran si se aumenta la presión en la zona abdominal (por ejemplo, al toser, estornudar o presionar) y suelen favorecer un diagnóstico más fácil. El ultrasonido (sonografía) puede ser necesario en algunos casos, por ejemplo, para diagnosticar hernias inguinales muy pequeñas. También puede emplearse en las personas cuyo abdomen está tenso o con mucho sobrepeso, ya que solo así puede diagnosticarse.


El único tratamiento eficaz para la hernia inguinal consiste en una operación. La intervención puede ser abierta o mínimamente invasiva (con laparoscopia). Fundamentalmente, todas las herniasinguinales pueden operarse con varias técnicas; el método que se emplee en cada caso depende de diversos factores (por ejemplo, la edad del afectado o el tamaño de la hernia).

Hernia Hiatal


Se estima que hasta un 20% de la población puede sufrir hernia de hiato. Aunque la gran mayoría no experimentará síntomas, el resto pueden notar ardor, dolor de pecho, o dificultad para tragar.


Una Hernia hiatal o de hiato ocurre cuando una parte del estómago atraviesa el diafragma (protusión) a través del hiato, y penetra en la cavidad torácica. Aunque hay varios tipos, la más frecuente es la hernia por deslizamiento, en la que se desliza a través del hiato tanto la unión gastroesofágica como una porción de la parte superior del estómago.


La hernia de hiato puede afectar a personas de cualquier edad, por un defecto congénito del propio hiato (hernia diafragmática congénita), por ejemplo; pero la frecuencia de aparición de este trastorno se incrementa a partir de los 50 años de edad.


La hernia de hiato tiene una consecuencia clara: al deslizarse hacia la cavidad torácica la parte superior del estómago ocasiona:


1. Ardor (pirosis): el contenido ácido irrita las paredes del esófago, ocasionando molestias en la boca del estómago

2. Dolor de pecho: si esa sensación de ardor alcanza zonas elevadas del esófago, el dolor puede sentirse más en la zona torácica que en la abdominal, confundiéndose con un dolor en el pecho (pulmones o corazón)

3. Dificultad a la hora de tragar: las estructuras gastrointestinales se encuentran descolocadas y, por lo tanto, es factible que este síntoma pueda aparecer Las dos técnicas quirúrgicas más comunes para reflujo gastroesofágico son la fundoplicatura de Nissen y Toupet. En ambas operaciones se moviliza el esófago y se reduce la hernia hiatal y se realiza una fundoplicatura para aumentar el tono en reposo del esfínter esofágico inferior. Ambos procedimientos se pueden realizar por vía laparoscópica.